Patologías - Lumbalgias


¿Que es una lumbalgia y como se produce?


La lumbalgia es una molestia localizada en la zona lumbar o parte baja de la espalda que dependiendo de como se manifieste el dolor produce un bloqueo en toda la zona e impide realizar cualquier movimiento. Generalmente se produce por realizar falsos movimientos, esfuerzos mal dosificados o trabajar constantemente en posturas forzadas obligando a la espalda a mantener una posición incorrecta que mantiene esta zona lumbar en constante tensión y, aunque no forcemos la espalda con cargas pesadas, obligamos a la columna a soportar mucho peso sobre esta zona con la consiguiente fatiga muscular, provocando dolor y pudiendo desencadenar otra patología mayor.


¿Que lumbalgias son las más comunes?


Existen muchos motivos por los que se pueden producir una lumbalgia, los mas conocidos (no tiene porqué ser los mas habituales) son los producidos por sobrecarga. Para tratar eficazmente una lumbalgia primeramente hay que esclarecer la causa por la cual se ha producido y examinar detalladamente las estructuras que se han visto alteradas como consecuencia.


Las lumbalgias mas comunes son las provocadas por constantes sobrepesos, donde al someter a la espalda a esfuerzos de carga, la zona lumbar, si esta no está suficientemente fortalecida, termina fatigándose produciendo dolor.


Este tipo de sobrecargas o esfuerzo, provoca mucha tensión muscular del lado que más se ha fatigado, llegando a producir bloqueos de las vértebras lumbares aumentando más los síntomas.


Otras veces, estos esfuerzos son los responsables directos de sentir un chasquido o crujido en la espalda e instantáneamente quedarnos con la espalda bloqueada sin poder realizar ningún movimiento y quedando inmovilizados a causa del dolor.


En cualquiera de estos casos además de sobrecarga de la musculatura lumbar también se ha producido un "pinzamiento" lumbar que es el responsable de quedarnos bloqueados sin poder realizar ningún movimiento.


¿Puede asociarse una lumbalgia a una debilidad muscular de la espalda?


En ocasiones la debilidad muscular puede ser el responsable de provocar y mantener una lumbalgia, los músculos de la espalda al encontrarse debilitados no son capaces de mantener toda la tensión a la que es sometida la espalda, en especial la columna lumbar.


¿Es importante realizar ejercicio para prevenir estos problemas?


El ejercicio físico debe de formar parte de nuestra vida, no solo previene problemas de espalda sino que también evita problemas de artrosis en las articulaciones evitando así que nos agarrotemos.


Es importante realizar ejercicio para mantener fuerte la espalda y evitar así molestias derivadas de una debilidad muscular, pero hay que tener en cuenta que el ejercicio no sirve para corregir un problema ya existente, sino para evitar que esto suceda. Una vez tenemos el problema, realizar ejercicio puede ser contraproducente y nos puede agravar más los síntomas y lesiones. En este caso debemos acudir a un osteópata y ser el quien nos ponga un tratamiento y nos aconseje acerca de los ejercicios que nos conviene hacer.


¿Un acortamiento en una pierna puede ser el responsable de ocasionar una lumbalgia?


Una diferencia de altura en una pierna ya sea por acortamiento o alargamiento, provoca que la pelvis se encuentre descompensada, los grupos musculares se vean acortados y las vertebras lumbares estén rotadas y lateralizadas. Todo esto genera molestias en la zona lumbar.


Es muy frecuente encontrar pacientes con este problema, siendo este el motivo de su dolencia.


Hay personas que tienen lumbalgias y no se han producido por realizar ningún esfuerzo ni por pinzamientos. ¿Cual puede ser la causa?


Existen también un alto porcentaje de lumbalgias que no se corresponden a las anteriormente citadas, donde la radiografía, resonancia o cualquier otra prueba radiológica se muestra totalmente normal indicando una columna sana, sin embargo el paciente continua con dolor sin llegar a concretar cual es su causa, en estos casos el origen de la patología no es de tipo vertebral o muscular, sino de tipo visceral y por tanto estos pacientes no deben ser tratados solamente con los métodos tradicionales(masajes, calor, estiramientos, ajustes vertebrales...) sino que requieren un tratamiento osteopático visceral.


Es muy frecuente que tras una exploración manual osteopática, podamos apreciar un descenso en el riñón, acodamiento de uréter, un descenso o bloqueo del estómago o hígado que a su vez produce una alteración en la fisiología visceral y esta a su vez genera adherencias o fijaciones viscerales que mantienen lesiones a distancia, como en el caso de las lumbalgias.


Estos pacientes son tratados con tratamiento visceral, obteniendo muy buenos resultados en muy poco tiempo (ver mas en osteopatía visceral)


Existe una especialidad en osteopatía, aunque es muy poco conocido, me refiero a la osteopatía visceral. Las disfunciones vertebrales también se pueden dar como consecuencia de trastornos viscerales, una fijación visceral no tratada produce poco a poco un bloqueo vertebral que a su vez mantiene la lesión a través de un arco reflejo produciendo dolor en la espalda.


Es muy frecuente que un paciente entre en consulta aquejado por dolor en la columna lumbar y tras realizar toda exploración radiológica, pasar por tratamiento con calor, masajes, etc. el dolor persista. Aparentemente todo está bien pero el dolor persiste.