Patologías -Fibromialgia

¿Que es la fibromialgia?

La fibromiálgia es un dolor en los músculos y los tejidos que conectan los huesos, tendones y ligamentos. Se comporta como una fatiga común y una dolencia muscular localizada en diferentes zonas del cuerpo, siendo estas zonas muy inestables cambiando rápidamente de localización.

La fibromialgia no produce inflamación, podríamos decir que es una forma de reumatismo en los tejidos blandos.

Los resultados en radiografías, análisis de sangre y biopsias musculares son normales, por lo que la fibromialgia no puede diagnosticarse a través de pruebas de laboratorio. El diagnostico se basa en un examen clínico de los síntomas de la persona, actualmente no hay ninguna prueba que pueda ayudar a diagnosticar fibromialgia.

Se diagnostica fibromialgia a una persona que tenga al menos 11 o más de las 18 zonas especificas de puntos de dolor.

El dolor que produce la fibromialgia es descrito como un ardor, punzada, rigidez, sensibilidad. En ocasiones puede variar según la hora del día, descanso en el sueño, fatiga nerviosa, estrés. El dolor que se siente es muscular y en ocasiones puede ser muy intenso.

El resultado del examen físico es normal y gozan de un aspecto saludable. Las zonas de dolor son denominados puntos hipersensibles, estos puntos resultan dolorosos al ejercer una presión sobre ellos.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

El diagnóstico de la fibromialgia se basa en la presencia de dolor muscular generali-zado, con hipersensibilidad en la mayoría de los sitios específicos que se muestran en la página 3. (Los criterios establecidos por el ACR para la fibromialgia, requieren la presencia de dolor en 11 o más de los 18 puntos hipersensibles específicos.)

No hay una prueba única de laboratorio ni rayos X que pueda ayudar a un médico a diagnosticar la fibromialgia. Aún así, las pruebas de laboratorio pueden ayudar a descartarla. Por ejemplo, una tiroides hipoactiva causa muchos de los síntomas que aparecen en la fibromialgia. Sin embargo, un médico puede pedir un simple análisis de sangre para determinar si una persona tiene problemas de la tiroides. Un examen físico puede ayudar a descartar otras afecciones que podrían causar dolor y fatiga crónicos.

Debido a que las quejas sobre la fibromialgia son tan generales y a menudo recuerdan otros trastornos médicos, muchas personas se someten a evaluaciones complicadas y a menudo repetitivas, antes de ser diagnosticadas con fibromialgia. Es importante visitar a un médico o reumatólogo que sepa cómo diagnosticar y tratar esta dolencia.

Los puntos rojos se deben a las zonas de dolor referidas a la fibromialgia.

¿Cual es la causa de la fibromialgia?

Actualmente se desconoce la causa de la fibromialgia, los investigadores indican que existen múltiples factores que en combinación con otros pueden se la causa. Factores tales como una infección, cambios hormonales, fatiga, trastorno del sueño podrían contribuir a dicha patología

Pero sabemos que la mayor parte de personas afectadas son mujeres a partir de los cuarenta años de edad, con un conflicto emocional importante afectando al sistema nervioso desencadenando así la fibromialgia.

Por lo que podemos decir que a nivel emocional se desencadena todo el proceso.

¿Cómo se trata la fibromialgia?

Actualmente el tratamiento comúnmente utilizado es con fármacos: Se trata con medicamentos antiinflamatorios de esteroides para tratar afecciones reumáticas, pero no son útiles para personas con fibromialgia.

Los antiinflamatorios no esteroideos, son utilizados para aliviar el dolor.

También son empleados antidepresivos, estos facilitan el sueño profundo e inducen a una relajación muscular para aliviar así los síntomas disminuyendo el dolor durante unas horas.

Estos fármacos actúan elevando el nivel activo de serotonina en el cerebro, vinculados con los trastornos del sueño asociados con la fibromialgia, consiguiendo así conciliar mejor el sueño y ayudando así a oxigenar los músculos liberando toxinas.

Todas estas posibilidades se sabe que no es más que un paliativo y no sirve para tratar la causa. Además de los efectos secundarios que estos aportan.

Se aconseja realizar ejercicio físico para oxigenar los músculos y estos liberen toxinas, además de cuidar la alimentación y el descanso.

La fibromialgia no es una enfermedad muscular, articular, autoinmune, oncológica ni inflamatoria. - No produce deformidad. - No es hereditaria ni contagiosa.

Actualmente el tratamiento mas efectivo aplicado en pacientes que la sufren es el tratamiento “biodimámico craneosacral”, constatando unas mejorías muy importantes.

La fibromiálgia es un dolor en los músculos y los tejidos que conectan los huesos, tendones y ligamentos. Se comporta como una fatiga común y una dolencia muscular localizada en diferentes zonas del cuerpo, siendo estas zonas muy inestables cambiando rápidamente de localización.

La fibromialgia no produce inflamación, podríamos decir que es una forma de reumatismo en los tejidos blandos.

Los resultados en radiografías, análisis de sangre y biopsias musculares son normales, por lo que la fibromialgia no puede diagnosticarse a través de pruebas de laboratorio. El diagnostico se basa en un examen clínico de los síntomas de la persona, actualmente no hay ninguna prueba que pueda ayudar a diagnosticar fibromialgia.

Se diagnostica fibromialgia a una persona que tenga al menos 11 o más de las 18 zonas especificas de puntos de dolor.

El dolor que produce la fibromialgia es descrito como un ardor, punzada, rigidez, sensibilidad. En ocasiones puede variar según la hora del día, descanso en el sueño, fatiga nerviosa, estrés. El dolor que se siente es muscular y en ocasiones puede ser muy intenso.

El resultado del examen físico es normal y gozan de un aspecto saludable. Las zonas de dolor son denominados puntos hipersensibles, estos puntos resultan dolorosos al ejercer una presión sobre ellos.

¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

El diagnóstico de la fibromialgia se basa en la presencia de dolor muscular generali-zado, con hipersensibilidad en la mayoría de los sitios específicos que se muestran en la página 3. (Los criterios establecidos por el ACR para la fibromialgia, requieren la presencia de dolor en 11 o más de los 18 puntos hipersensibles específicos.)

No hay una prueba única de laboratorio ni rayos X que pueda ayudar a un médico a diagnosticar la fibromialgia. Aún así, las pruebas de laboratorio pueden ayudar a descartarla. Por ejemplo, una tiroides hipoactiva causa muchos de los síntomas que aparecen en la fibromialgia. Sin embargo, un médico puede pedir un simple análisis de sangre para determinar si una persona tiene problemas de la tiroides. Un examen físico puede ayudar a descartar otras afecciones que podrían causar dolor y fatiga crónicos.

Debido a que las quejas sobre la fibromialgia son tan generales y a menudo recuerdan otros trastornos médicos, muchas personas se someten a evaluaciones complicadas y a menudo repetitivas, antes de ser diagnosticadas con fibromialgia. Es importante visitar a un médico o reumatólogo que sepa cómo diagnosticar y tratar esta dolencia.

Los puntos rojos se deben a las zonas de dolor referidas a la fibromialgia.

¿Cual es la causa de la fibromialgia?

Actualmente se desconoce la causa de la fibromialgia, los investigadores indican que existen múltiples factores que en combinación con otros pueden se la causa. Factores tales como una infección, cambios hormonales, fatiga, trastorno del sueño podrían contribuir a dicha patología

Pero sabemos que la mayor parte de personas afectadas son mujeres a partir de los cuarenta años de edad, con un conflicto emocional importante afectando al sistema nervioso desencadenando así la fibromialgia.

Por lo que podemos decir que a nivel emocional se desencadena todo el proceso.

¿Cómo se trata la fibromialgia?

Actualmente el tratamiento comúnmente utilizado es con fármacos: Se trata con medicamentos antiinflamatorios de esteroides para tratar afecciones reumáticas, pero no son útiles para personas con fibromialgia.

Los antiinflamatorios no esteroideos, son utilizados para aliviar el dolor.

También son empleados antidepresivos, estos facilitan el sueño profundo e inducen a una relajación muscular para aliviar así los síntomas disminuyendo el dolor durante unas horas.

Estos fármacos actúan elevando el nivel activo de serotonina en el cerebro, vinculados con los trastornos del sueño asociados con la fibromialgia, consiguiendo así conciliar mejor el sueño y ayudando así a oxigenar los músculos liberando toxinas.

Todas estas posibilidades se sabe que no es más que un paliativo y no sirve para tratar la causa. Además de los efectos secundarios que estos aportan.

Se aconseja realizar ejercicio físico para oxigenar los músculos y estos liberen toxinas, además de cuidar la alimentación y el descanso.

La fibromialgia no es una enfermedad muscular, articular, autoinmune, oncológica ni inflamatoria. - No produce deformidad. - No es hereditaria ni contagiosa.

Actualmente el tratamiento mas efectivo aplicado en pacientes que la sufren es el tratamiento “biodimámico craneosacral”, constatando unas mejorías muy importantes.